La curiosa historia del origen de los croissants

95 268 41 84
La curiosa historia del origen de los croissants

Seguro que ya sabes dónde puedes comer barato en Melilla, probablemente hayas pasado ya por nuestro local a probar una de nuestras baguettes especiales o tal vez prefieras las ensaladas o quizá uno de nuestros croissants rellenos.

La mayoría de los clientes de la Cafetería Bar El Parnaso piensan que el croissant es un bollo cuyo origen se sitúa en Francia y te sorprenderá saber que eso no es así. Al igual que hicimos hace unas semanas con el origen del sándwich, vamos a aprovechar este espacio para hablarte del nacimiento del croissant.

A finales del siglo XVII el ejército   otomano, en su proceso de expansión por Europa, había llegado a Viena a la que estaba asediando. Pero la resistencia de los vieneses consiguió frenar a los invasores. En un intento de conquistar la ciudad, trataron de sorprender a los sitiados atacando en plena noche mediante unos túneles con los que sus tropas pudieran traspasar las murallas.

Sin embargo, los otomanos no habían previsto que los panaderos de Viena trabajaban durante las noches preparando las hornadas de pan para el día siguiente y fueron estos los que, al escuchar el ruido que hacían los invasores, dieron la voz de alarma y despertaron a toda la población que pudo repeler el ataque. El emperador austriaco condecoró al gremio de panaderos y estos, en agradecimiento, prepararon unos bizcochos en forma de  media luna para simbolizar cómo se habían “comido” los vieneses al ejército turco.

Fue la reina María Antonieta, vienesa de nacimiento, quien se encargó de contr4atar a pasteleros austriacos para que prepararan sus bollos preferidos cuando llegó a la corte de Versalles. Y desde allí se dieron a conocer en todo el mundo. Así que gracias a ella puedes comer barato en Melilla eligiendo uno de nuestros croissants rellenos.

haz clic para copiar mailmail copiado